Follow by Email

lunes, 7 de agosto de 2017

FÉNIX: CENIZAS DE UNA OPERACIÓN ESTADOUNIDENSE QUE NO RENACIÓ


Otra obra sobre el conflicto interno salvadoreño que me costo grandemente poder leer, a pesar que el libro es un testimonio de un internacionalista que militó en la FARN, en el frente de Guazapa más que todo, su recuento de hechos y acciones esta salpicado (demasiado para mi gusto) de imprecisiones y sobrevaloraciones de la actividad rebelde en ese Frente de Guerra durante lo que fue la Operación Fénix.
A través de 122 páginas, su autor nos conduce por los recovecos de lo que fuera una de las más grandes operaciones de pacificación intentadas por el Ejército salvadoreño durante la guerra, siendo su antecesora la más conocida Paz y Bienestar para San Vicente, realizada en Junio de 1983. La operación Fénix se desarrolló por cerca de 2 años, de 1986 a 1987 y fue mucho más exitosa que la anterior pues se beneficio de años de experiencia y acumulación de inteligencia sobre las guerrillas y su forma de operar.
Aunque no se consiguió el éxito al 100%, los efectivos rebeldes fueron reducidos casi a la impotencia y después de estar operando en grandes concentraciones de tropas, de los 5 grupos insurgentes, se pasó a un casi abandono de la zona, de hecho las FPL y el PRTC se vieron obligados a abandonar dicho Frente, el ERP continuo manteniendo una pequeña presencia, una base de comunicaciones y logística, mientras que las fuerzas reducidas de la FAL y la FARN apenas se limitaron a sobrevivir y evacuar a casi todas sus estructuras de servicios.
Los relatos del hambre, la fatiga, el cansancio y la desmoralización de los insurgentes es notoria a lo largo de todo el libro, aunque matizada con espectaculares victorias que nunca sucedieron o que fueron tremendamente infladas para mantener la moral de sus combatientes. Es interesante observar el desarrollo de ésta operación vista desde el lado rebelde para entender cuan cerca estuvo el ejército de aniquilar éste Frente de Guerra.
Como siempre, el libro esta plagado de errores en cuanto al orden de batalla de la FAES, se minimizan las bajas guerrilleras y se adjudican una increíble cantidad de bajas al ejército a través del uso de las minas (no esta claro aún, como el FMLN contabilizaba las bajas de la FAES, ya que sus fuerzas no eran capaces de ocupar el terreno donde se supone se hacían estas bajas. Entre líneas podemos leer el grado de efectividad y de temor que sembraron las PRAL (Patrullas de Reconocimiento de Alcance Largo) de la FAES que sus mismas fuerzas llamaron la era de la "pralitis".
La obra es interesante porque es una de las pocas obras que recogen la experiencia de ésta operación, no muy estudiada y por tanto poco conocida de nuestra guerra, haciendo a un lado la propaganda de que esta revestida y leyendo entre líneas, el libro es un gran aporte al conocimiento de nuestra guerra y vale la pena sufrir su lectura para comprender más el desarrollo de éste conflicto en una de las campañas de pacificación más exitosa lanzadas por el gobierno salvadoreño.