Follow by Email

jueves, 11 de junio de 2015

SER PARACAIDISTA


Pocas veces he leido material militar sobre los ejercitos sudamericanos y en particular de las FFAA brasileñas, esta vez he tenido la oportunidad gracias a mi amigo Marcio, de leer la interesante historia de mis hermanos paracaidistas brasileños. Del puño de uno de sus precursores, el Sgto. 1ro. Ly Adorno, quién ademas es el primer militar en América del Sur en realizar un salto libre operacional equipado para el combate, el 27 de Febrero de 1962 y conmemorando en 1995 los 50 años de paracaidismio militar en Brasil, se publica esta obra literaria.
Todo un veterano, el autor del libro nos lleva a recorrer la historia de los paras brasileños desde que en 1945 se graduaran los primeros de ellos. En 1944, el capitán Robert De Pessoa fue el primer brasileño en tener un curso de paracaidismo militar, teniendo que hacerlo en el extranjero (EUA). En 1945 el ejército brasileño  envia 34 soldados más a EE.UU., quienes al regresar pasan a formar parte de la recién creada Escuela de paracaidistas del Ejército brasileño, actual Centro de Instrucción de Paracaidistas General Penha Brasil, parte  de la Brigada de Paracaidistas de Infantería, con sede en Río de Janeiro.
En Septiembre de 1952 se crea la División Aeroterrestre, que se reorganizaría como Brigada Aeroterrestre en Noviembre de 1968. La misma se renombró Brigada Paracaidista en Noviembre de 1972 y luego Brigada de Infantería Paracaidista en Diciembre de 1985. En esos 50 años, 60,000 soldados brasileños se han graduado como paracaidistas y han remontado los cielos cariocas, sus nombres estan incluidos en ésta obra como un tributo a su esfuerzo y arrojo. Esto ha significado 2,000,000 de saltos en paracaídas. Estos hombres utilizarían primeramente como caballo de batalla al lejandario bimotor C-47 como casi todos los ejercitos de Latinoamérica.
En sus 731 páginas, el autor incluye además, las historias de muchois ilustres paracaidistas, que dan cuenta de la riqueza profesional de aquellos que aceptaron el reto de saltar al cielo infinito. No hay duda que nuestros hermanos de la seda brasileños se unen a la historia militar occidental por derecho propio. Espero sus comentarios.