Follow by Email

domingo, 19 de enero de 2014

DE SEUDÓNIMO CLARA






Acabo de terminar de leer el libro de seudónimo CLARA, las memorias noveladas de una integrante de la última generación de los comandos urbanos del Partido Comunista salvadoreño. La novela de 167 páginas ha sido muy reveladora para mi, que me dedico al estudio de nuestra guerra, en primer lugar por la ingenuidad con que los jóvenes militantes de izquierda asumieron la pertenecia a organizaciones subversivas en estructuras clandestinas que se encargaban de destruir la economía del país, atacar blancos políticos y militares y tantas otras cosa por las que son conocidos estos grupos urbanos.

A veces no sé qué pensar de una militante de izquierda que asume su inocencia frente a su captura por sus enemigos y no frente a la destrucción que ocaciona, ya sea esta material o humana o que asumen su causa política como única verdad y lucha correcta; es la clara visión de todo militante de izquierda. La obra nos presenta la primera oportunidad de adentrarnos en el mundo de los comandos urbanos, aquellos que libraron una despiadad guerra en las sombras contra sus enemigos, los que ademas de destruir postes del tendido electrico y cajas telefonicas, también ajusticiaron a hombres cuya unico pecado fue pertenecer a familias acaudaladas, secuestraron a infinidad de gentes del mundo diplomático y de negocios para aumentar sus fondos para hacer la guerra.
Aunque por momentos me inquiero de la profunda distancia de la experiencia relatada por la autora con la de aquellos profesionales y experimentados comandos urbanos que atacaron infinidad de objetivos, oficiales de alto rango del ejercito, pilotos de la FAS, instalaciones de la GN, y tantas otras que poco a poco estan siendo documentadas, en la obra se atisba una estructura menos preparada, poco entrenada e ideologicamente poco preparada para enfrentar a sus enemigos.
Sus 21 capítulos nos llevan por un entramado poco refinado de estas estructuras, que no sé, si debe a que son los ultimos momentos de la guerra salvadoreña y el reclutamiento y entrenamiento de estos cuadros estaba ya, por encima de las posibilidades del PC, o si eran a proposito sacrificados para entretener en su destrucción a los organismos de inteligencia del estado y así evitar que se enfocaran en el combate a los verdaderos cuadros de sus comandos urbanos. 
Revelador fue también, saber del trato (persecución y asesinato) dado a sus militantes por el PC, cuando estos eran capturados por sus enemigos y tenian la "debilidad de confesar"y entregar a sus compañeros, esta arista si que es nueva, aunque ya algo había escuchado de otros miembros del FMLN. Lo cierto es que debemos seguir inquiriendo sobre éste capitulo de nuestra guerra, tan escondido y sombrio, por eso me da gusto que uno de sus protagonistas se halla animado a compartir con nosotros sus memorias al respecto, por eso, bien vale la pena leer esta obra.

miércoles, 8 de enero de 2014

RETAZOS DE MI VIDA



La obra de 258 páginas se supone que constituyen las memorias de Lorena Peña durante su vida militando en la organización marxista, FPL durante la guerra. Como tantas otras obras, uno espera encontrar un acercamiento con los hechos que sacudieron o marcaron el desarrollo militar de nuestro conflicto pero como tantas veces, he quedado defraudado, se sigue insistiendo en el papel romantico de la guerrilla salvadoreña, en su invencibilidad en el campo de batalla y sus derrotas, cuando son admitidas se les achaca a otros factores, no a sus estrategia, tactica o composicion de sus fuerzas militares.
Es una lástima porque con el tiempo se constituiran en una historiografía del conflicto fallida, al estilo de la histografía soviética de la época del dictador Stalin. Sus ocho capítulos estan pletoricos de hazañas y hechos heroicos que uno se pregunta, cómo es que no ganaron la guerra, si casi ganaron todas las batallas. Una de estas batallas, la de Santa Ana, el 10 de enero de 1981 esta llena de errores e impresiciones por no llamrle de otra manera. En éste caso las FPL se atribuyen una fuerza de 2,000 personas, un poco más de 200 armas largas y varios talleres de explosivos en la zona, con ellos atacarian la 2da. Brigada de Infantería si el levantamiento del ERP coordinado con el Cap. Mena Sandoval fallaba.
En su relato, la autora afirma que en Estado Mayor conjunto se coordinó el levantamiento de la 2da. Brigada, sin embargo, ya se sabe que dicho levantamiento realmente fue coordinado por el ERP y no falló en un primer momento, sin embargo, el esquema insurreccional de esa ofensiva final impidio que las FPL aprovecharan el momentaneo exito del ERP (es mi opinión personal que las otras organizaciones del FMLN nunca dieron crédito al levantamiento militar que el ERP afirmó coordinar en Santa Ana, esto explicaría la poca disposicion de las FPL para atacar la brigada).
La afirmación de la autora sobre la incorporación masiva de la población a su lucha ese enero de 1981, no encuentra asidero historico, todas las investigaciones serias estan de acuerdo que durante esta ofensiva final, fue poca la población que se incorporó a la lucha y fue de hecho, una de las razones de su derrota. Estas afirmaciones sin mayor respaldo son en definitiva los obstaculos que deben sortearse cuando el lector interesado en saber de nuestro conflicto toma contacto con éste tipo de literatura. La obra tambien refleja un desprecio por los aportes de otra de las organizaciones del FMLN, me refiero al ERP, hay una constante en la obra tendiente a descalificar los logros de esta organizacion y magnificar los de las FPL, en esas circunstancias, como lectores nos encontramos atrapados entre los relatos que pueden ser verdaderos y los acomodados a fines políticos o partidarios.
Algo parecido ocurre con el relato de la autora sobre la ofensiva de noviembre de 1989, cuando afirma que "como FPL cumplieron con las misiones que se impusieron" en el ataque a Santa Ana de nuevo. Ahora esta comprobado que su ataque fue tan debil, que ni siquiera impidio el envio de refuerzos a la ciudad capital por parte de la 2da. Brigada, que era uno de los objetivos de las FPL, su recuento de estas acciones estan sobredimensionadas y se evita en todo momento aceptar la derrota del ataque a Santa Ana.
Otro fenómeno encontrado en la obra es la descalificación de organizaciones terroristas internacionales como la OLP, ya que se afirma, que su ente rector (en aquellos días) Al Fatha era como la "representación de la burguesia nacionalista palestina", primera vez que encuentro este adjetivo para referirse a una organización terrorista como la OLP. Algo bueno del libro, es que nos dice sobre el tipo de literatura que las organizaciones subversivas, especialmente las FPL estudiaban para cualificar a sus cuadros, libros como el mini-manual del guerrillero urbano de Mariguela, los escritos de Mao y de los Tupamaros; es decir, algo bueno entre tanta novela.
Espero sus comentarios como siempre.