Follow by Email

martes, 19 de julio de 2016

JUSTA INTERVENCIÓN


Interesante libro sobre la guerra en Guatemala, dividido en 11 capítulos que comienzan con la historia de los señoríos guatemaltecos antes de la conquista y termina con la reorganización del ejército en 2004. Las 255 páginas de la obra son muy pocas para la extensión de semejante período, sin embargo, arroja luz sobre la vida y organización del ejército en cada periodo de la historia tratada, es a mi juicio, lo más importante del libro.
El autor, Cnel. Escriba Pimentel, nos lleva por los caminos ignorados de la historia del conflicto guatemalteco y abunda en detalles sobre la conformación, organización y armamento del ejército y su entorno político, del cual se convertiría en ejecutor y representante, es en resumen, una historia militar y política del ejército, ese que durante 36 años libró una de las más prolongadas y violentas contrainsurgencias que asolaron nuestro continente.
Es interesante saber que en 1918, al final de la Primera Guerra Mundial, una misión militar francesa llegó a Guatemala para contribuir a la modernización del ejército, sobre todo, de su artillería, igual sucedió en El Salvador, años antes, cuando otra misión militar gala llego a ése país. Entre ambos ejercitos centroamericanos existen muchas similitudes y cercanías, que luego se consolidaron cuando Guatemala apoyó a El Salvador en su guerra contra Honduras en 1969, favor que ese país pagaría durante el aislamiento militar de Guatemala en los años ochentas.
Figuras históricas, como la del comisionado militar en Guatemala (comandante local en El Salvador), tienen su historia aquí y debido a su éxito en el control social y territorial del país, copiada por los salvadoreños. Descubrimos que misiones militares estadounidenses se sumaron a éste esfuerzo modernizador en los años treintas y dotarían al ejército de modernos materiales en los años cuarentas, a tenor de la amenaza japonesa y alemana al continente durante la Segunda Guerra Mundial.
en 1959 arribó una misión naval sueca con el encargo de ayudar a la organización de la fuerza naval, y desde entonces, Guatemala poseería una de las mejores y mayores fuerzas navales en la región. Hay un espacio dedicado al apoyo guatemalteco a la frustrada invasión de bahía de Cochinos por exiliados cubanos que contaron con el apoyo político y militar del gobierno guatemalteco de la época.
Pese a éste excelente cúmulo de conocimientos históricos, los militares de Guatemala poco han escrito sobre sus operaciones COIN en su guerra de 36 años, es un tema evadido y al que se refieren muy pocos en sus obras, dejando que sean sus enemigos los que cuenten esa historia de la guerra, por lo tanto, dicha historia siempre está cargada hacia un lado.
Es una lástima, ya que las fuentes orales de ese conflicto se van apagando año con año y muy poco quedará para poder ser contrastado objetivamente y obtener las lecciones pertinentes de esa guerra. Con todo, es una obra que no puede ser obviada si se quiere comprender la referida lucha y el devenir histórico de una de las instituciones más antiguas de ese país, su ejército.

viernes, 1 de julio de 2016

PARTE DE GUERRA: TLATELOLCO 1968


Una obra imprescindible para entender el uso de la fuerza militar en condiciones de no-guerra y como herramienta de acción política contra opositores internos. Realmente fue una triste realidad de la historia de los ejercitos en América Latina durante casi todo el siglo XX, Parte de Guerra se reconstruye a partir de los documentos de actores claves en ésta revuelta mexicana de 1968, revuelta en la que jugaría especial relevancia las unidades de paracaidistas del ejército mexicano, unos hechos hasta hace poco desconocidos por nuestros historiadores.
La obra de 269 páginas nos adentra en los documentos que consignan la participación del Batallón de Fusileros Paracaidistas, una de las unidades de Elite del ejército mexicano. En éste caso su utilización para combatir el disenso político de organizaciones con o sin filiaciones marxistas, el cruce de esa endeble línea entre la defensa del poder político y la defensa de la patria. Como guardianes legales de la república, hemos asistido al uso indiscriminado de las Fuerzas Armadas latinoamericanas en estos menesteres, algunos con sobradas justificaciones y otros, no tanto.
Lo importante de ésta obra es que contribuye al debate sobre la legitimidad al utilizarse a las Fuerzas Armadas de un país en el combate contra los opositores políticos o como ha estado sucediendo cada vez en mayor grado, al combate del crimen (narcotráfico, pandillas, etc). No debe despreciarse la historia de estas situaciones, ya que ellas nos proveen de un marco de referencia y estudio que debe privar en los centros de enseñanza militar y político de nuestros países.
Ha sido importante leer en ésta obra las mediadas de control de fuego y uso de la fuerza militar por parte de los militares mexicanos que comandaron estas acciones, al margen de su uso político, como ha sido el triste caso de esas unidades militares-políticas llamadas Estado Mayor Presidencial o Guardia Presidencial, que proliferaron en nuestros países al margen o con autonomía del mando castrense, unas más que otras, pero que todas han significado un profundo lastre para la institucionalidad militar latinoamericana.
Los paracaidistas han sido unidades de Elite en la que los gobiernos, en varias partes del mundo, han depositado su confianza a la hora de emplear al ejército en actividades anti-disturbios o de sofocamiento de rebeliones. Los casos en Inglaterra en Irlanda, México en 1968 y otras partes del mundo, lo demuestran. Su entrenamiento, su profesionalismo y hasta sus mismas leyendas les han demostrado aptas para estos menesteres, otra cosa es si fueran legítimamente utilizadas por sus gobiernos.
Sin lugar a dudas una obra infaltable como referencia histórica y caso de análisis para nuestros estudiosos.