Follow by Email

domingo, 18 de diciembre de 2016

MIRAGE: UNA LEYENDA

De la colección de la editorial San Martín, Armas N° 30, del autor Pérez San Emeterio. Un interesante libro sobre una de las máquinas de guerra aérea más exitosas de la industria gala y del hombre visionario que lo hizo una realidad, Marcel Dassault, sus 6 capítulos repartidos en sus 160 páginas dejaran satisfechos a los estudioso del arte militar, en nuestro caso, ha sido muy ilustrativo teniendo en cuenta que Latinoamérica despositó en gran parte de fines del siglo XX, en ésta excelente aeronave la defensa de sus cielos, viendo acciones de combate en las guerras libradas por Perú y Ecuador, surcando el Atlántico Sur para desafiar a una de las marinas más letales de nuestra época, la Royal Navy o proveyendo el apoyo aire-tierra cercano a las tropas colombianas en su larga guerra contra la insurgencia de la FARC y del ELN.
Estudiar los comienzos y el perfomance de ésta aeronave me ha ilustrado en temáticas que actualmente estoy abordando sobre aspectos de la guerra aérea en los cielos salvadoreños y el Líbano, aspectos como la definición de cazas de superioridad aérea, caza-bombarderos o aeronaves de combate polivalentes tienen ahora, más sentido para mí. los entrecejos de la política, el pensamiento obtuso de algunos de nuestros militares y el secreto que rodea el universo de la fabricación, venta y uso de las naves aéreas que hoy por hoy, se han ganado un lugar en la historia de la aviación mundial.
La ingeniosa idea de Dassault de aprovechar los componentes básicos como la célula de la nave, los que le permitieron efectuar un desarrollo más rápido y mucho más barato que si todo se hubiese fabricado nuevo, como gustan los estadounidenses, resultando en una aeronave cuyo desempeño ya ha sido probado y sobre ello, agregar las  nuevas tecnologías y adelantos que le permitieron mantener el diseño original actualizado constantemente.
Son mayor conocidos por su ala en delta, que ha marcado la aerodinámica de su vuelo y su comportamiento, mucho más exitoso que sus contemporáneos americanos como el F-104G. Sin embargo, el ala Delta es al mismo tiempo el talón de Aquiles en el Mirage III-5 que le costaron serias limitaciones en el aterrizaje de la nave. Problema de las alas Deltas en los vuelos a baja altura precisos para aeronaves de ataque a tierra.
La Joya de la corona de esta familia de exitosas aeronaves sería el Mirage IV-A, que durante muchos años fue la punta de lanza de la fuerza nuclear francesa, se trataba de un birreactor biplaza de ala Delta destinado a misiones de bombardeo estratégico, capaz de alcanzar una velocidad de Mach 2.2 y de un alcance de 800 millas que puede extenderse merced al reabastecimiento aéreo.
Los invito a adentrarse en un mundo salpicado de datos técnicos, sí pero guisados con mucha información de su desempeño, éxitos y fracasos, todo con increíbles fotografías, como es común en ésta serie editorial de la San Martín.