Follow by Email

sábado, 17 de junio de 2017

OPERACIÓN PUMA


Operación Puma fue el nombre de guerra de la primera misión de ataque realizada el día 15 de Abril de 1961, a la base aérea del campamento de Columbia, en la ciudad de la Habana. éste nombre fue escogido por el Cap. Ferrer como título de su obra. Un testimonio muy humano de los hombres que conformaron la Fuerza Aérea Rebelde que estaba asignada a proveer apoyo aéreo estrecho a las unidades de infantería de la Brigada de Asalto 2506, integrado por exiliados cubanos, que con apoyo estadounidense desembarcarían en la Bahía de Cochinos, aquel, ya lejano, 17 de Abril de 1961.
Ferrer, comandante del escuadrón de transportes C-46, tuvo como misión más importante ser parte de las escuadrillas de transportes que lanzarían al batallón de paracaidistas de la Brigada sobre sus objetivos, además de cumplir misiones de transporte de abastecimientos y municiones. Es por lo tanto un testigo excepcional y calificado para compartirnos sus memorias de aquellos hechos que éste año han cumplido su 56 aniversario.
La obra de Ferrer nos permite acercarnos con amplio detalle al establecimiento del componente aéreo que acompañaría éste desembarco y sobre todo, darnos cuenta de las equivocadas decisiones que el mando en Washington tomó en vísperas de la invasión y que dieron al traste con las posibilidades de éxito de la misma. Opinión que no comparto ya que el diseño de la misma basada en el desembarco de una fuerza regular tenía pocas oportunidades de derrotar a las superiores fuerzas castristas.
El autor nos describe con detalle el entrenamiento de los pilotos cubanos en la base "Rayo", cerca del pacífico guatemalteco, las misiones de abastecimiento sobre las áreas en la zona del Escambray, Cuba donde operaban los grupos insurgentes anti-castro, los fallos y falencias de la pobre coordinación entre estos y los pilotos cubanos que realizaban las operaciones. detalla además, su paso por la base en Puerto Cabezas, a la que bautizaron "Happy Valley", en Nicaragua y desde donde se lanzó la operación de desembarco y los ataques aéreos.
La base Rayo tenía una pista de gravilla asfaltada de 4,800 pies de largo que permitió la operación de grandes transportes C-46 y C-54. la misma contaba con tres barracas de pizo de concreto y techo de zinc. desde aquí partirían las misiones de abastecimiento nocturno a las guerrillas en El Escambray. Es interesante notar que el sistema de lanzamiento interno adoptado para los lanzamientos, sería adoptado por los salvadoreños durante su guerra contra Honduras 8 años después. Éste consistía en un sistema de rieles y rodos que iban desde la cabina y recorrían toda la parte central del fuselaje hasta un codo a 90° que permitía el lanzamiento de la carga a través de la puerta del avión.
El autor hace mención de cierta información que casi siempre se olvida o se pasa por alto, esto es un plus en ésta obra, por ejemplo: Se volaron en total 68 de estas misiones entre los meses de Septiembre de 1960 y Marzo de 1961, de estas solamente 7 llegaron a manos de las guerrillas. Cada miembro de la brigada de asalto recibía un pago mensual de $175, más $50 para la esposa y $25 por cada hijo, un estipendio apenas suficiente para las necesidades  básicas de un hogar.
el relato de los combates aéreos y los enfrentamiento contra los cazas de la FAR castrista y la artillería antiaérea son muy descriptivos y llenos de detalles, es por ello, una lectura apasionante. El Libro no puede ser pasado por alto por aquellos que estudiamos los conflictos que asolaron nuestra región. En éste aniversario elevo una plegaria por el alma de aquellos que pelearon y murieron en Bahía de Cochinos a uno y otro lado de la trinchera.