Follow by Email

miércoles, 1 de abril de 2015

LOS PARACAIDISTAS

Cuando comencé a leer esta obra, quedé atrapado en ella desde sus primeros párrafos, el autor inicia describiendo los penosos y crueles combates que libararon los paracaidistas franceses del 6to. Batallón de Paracaidistas Coloniales (6to. BPC) en Diem Bien Phu, allá por 1954. Erwan Bergot nos adentra desde un inicio en la historia de una de las más famosas unidades de los ejercitos occidentales modernos; en su narrativa, Bergot nos lleva por esos intrincados y salvajes combates que ocurren cuando los soldados pelean por sus vidas y la de sus compañeros, la piel se me erizaba al leer tales relatos y recordar en ellos, los que testimonie en carne propia con mis fieles soldados en nuestro propio conflicto.
No hay duda que la obra esta escrita magistralmente, igual que sus demas obras dedicadas a las unidades militares francesas más prestigiosas. Sus 247 páginas nos llevan sin desmayar por la historia de de los paracaidistas franceses desde sus comienzos en los oscuros años de la Segunda Guerra Mundial, cuando allá por 1940, Francia decide crear sus primeras unidades de paracaidistas. El autor no solo alimenta nuestras ansias por saber más de esta excelente unidad, sino que la entrelaza con las vivencias de los que fueron sus adversarios, nos lleva por aquel asalto de los paracaidistas alemanes sobre la fortaleza "inexpugnable" de Eben-Emael, en la frontera belga-alemana. Quizas en atención a que la mayoría de legionarios franceses peleando en Indochina son de descendencia alemana.
Quizas por eso, éste libro es de mis predilectos y ya no se diga, fuente literaria e histórica para mis investigaciones. Como miembro de esta gloriosa hermandad de la seda, he leido ya por tres oportunidades éste libro, y no dejo de asombrarme cada vez que lo leo, la emoción envuelve mi alma y el recuerdo de mis camaradas el de mi corazón. Uno no puede más desear estar junto a los paras del 1er. REP cuando sus hombres fueron casi totalmente eliminados en los furiosos combates por la Ruta Colonial 4, en las cercanías de That Khé, al final de los combates, ese 7 de octubre de 1950, la unidad es tachada de la lista de efectivos. Luego de reconstituida, acompañaría con su sangre la de sus hermanos paracaidistas en Dien Bien Phu, donde los que sobrevivieron a esa hecatombe, serían tomados prisioneros por los vietnamitas en aquel 7 de mayo de 1954.
En Argelia, sus relatos nos llevan junto a los hombres del 3er. Regimiento de Paracaidistas coloniales, donde concluye ésta fantástica historia de unos hombres que no escatimaron su sangre por la de sus compañeros, y como afirmamos los paras salvadoreños, "los paracaidistas nunca mueren, solo van al cielo a reagruparse", pronto les veremos hermanos de la seda.