Follow by Email

martes, 8 de noviembre de 2016

EL ESTADO Y LA ABOLICIÓN DEL EJÉRCITO 1914-1949


Pocos libros se han escrito sobre la historia del ejército costarricense, muchos para perpetuar mitos interesados sobre aquel país y su ejemplar democracia, pocos, sin embargo, han colocado en el tapete los datos concretos que nos permiten estudiar su formación y los hechos y el contexto que le llevo a su desaparición. En ésta obra, su autora nos presenta una ponderación más objetiva de tales situaciones, respaldada por datos y estadísticas que vuelven más interesante su lectura.
La obra se compone de 4 capítulos en 228 páginas, que ilustran desde la falta de un ejército colonial al momento de la independencia de España, el sitial de honor alcanzado durante la guerra contra los filibusteros de William Walker, hasta su máxima influencia política y militar alcanzada en la nación hacia 1921. Un dato que me sorprendido fue que la influencia alemana en Centroamérica, durante finales del siglo XIX y la primer mitad del siglo XX, fue mayor en Costa Rica que en El Salvador, sin duda que la disponibilidad de una costa caribeña jugo un papel importante en esta situación.
Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en El Salvador, en Costa Rica, la influencia germana en el ejército local, desapareció rápidamente luego de la Primera Guerra Mundial. Hay desde entonces, en aquel país, un manifiesto esfuerzo por adelantar la instrucción profesional del ejército y dotarlo del necesario entrenamiento y equipamiento a la luz de los nuevos adelantos tecnológicos en armas y tácticas puestos de manifiesto en la primera conflagración mundial.
He seguido especialmente la lectura sobre el aparecimiento del aparato de investigación (Policía Secreta) costarricense por ser un tema al que soy muy asiduo sobre nuestra región. Estos cuerpos de detectives, como en un principio fueron llamados, datan de principios del siglo XX y constituyeron la columna vertebral en que se cimento el control y disciplina ejercida por los gobernantes sobre los cuerpos militares y policiales del país, al que se agregaría casi de inmediato, el control sobre los desafectos al régimen.
Es hacia 1920 que el gobierno del país, decide cambiar el nombre de la Secretaria de Guerra y Marina por el de Seguridad Pública, cartera bajo la cual se encontró tanto el ejército como la policía. luego de la guerra civil de 1948-1949, el ejército sería abolido, sobreviviendo únicamente el cuerpo policial, tal como ahora es en la actualidad. En definitiva, un interesante estudio académico sobre una de las instituciones militares poco estudiadas de nuestra región, obra que por tanto, merece un espacio en nuestra biblioteca profesional.